De siempre se ha dicho que una imagen vale más que mil palabras. Y aunque personalmente me encanta leer y escribir cosas interesantes, seamos claros: el 80% de los que habéis empezado a leer este post no vais a seguir leyendo muchas más líneas. La imagen (sea fija o en movimiento como el vídeo que habéis visto más arriba) es lo que hace atractivo un post, un escaparate, una web, hasta un libro en su portada. Si a eso le unimos que leemos cada vez menos, que usamos Internet y las redes sociales a una velocidad frenética y que queremos procesar cuanta más información mejor… pues la imagen sigue ganando peso. Y en las redes sociales, las posibilidades, facilidades y aplicaciones que faciliten al usuario editar y compartir imágenes en tiempo real es fundamental, hasta el punto de que triunfan las redes y sitios webs sociales donde la imagen sea el mensaje único o central. No en balde, diversos estudios indican que el 70% de los contenidos que contienen imágenes provocan interactuaciones y redifusiones de terceros, mientras que los textos hiperlargos nos provocan rechazo. Veámoslo en la práctica:

YouTube. La reina del mambo.

La red de videoblogging por excelencia, la mejor parada y que sigue creciendo hasta el punto de asumir funciones para las que en realidad no nació: ser el segundo buscador más usado tras su ‘papi’ Google (que lo compró en 2006). Youtube es sinónimo de viralidad; un vídeo ágil (de no más de tres minutos) que resulte interesante, divertido, polémico o simplemente de actualidad en un momento dado, puede atraer millones de visitas, ser visto miles de millones de veces y compartido cual ‘virus’ hasta que llegue al rincón donde nunca pensó llegar. En una sociedad audiovisual como la nuestra, el vídeo es ‘facilón’ de consumir y, sobre todo, es muy muy contagioso (mira esto, uno de los vídeos de YouTube más vistos..

Pinterest. La chica nueva en la oficina.

… ¡Y con la que todo el mundo quiere ligar! La que todo el mundo quiere tener porque en EEUU pita. Y eso suele ser un valor seguro en esto de las redes sociales.
Es el sitio web que más rápidamente alcanzó los 10 millones de visitas, es la tercera red más popular en EEUU y su estética de tablón de post-its la ha convertido en la red social ideal para pymes, profesionales y ‘prosumidores‘ de la moda, la artesanía, las manualidades…

Instagram. La ‘adoptada’ de oro.

Porque su ‘papá’ es ni más ni menos que Zuckerberg. El dueño de Facebook. Su valor indudable -tasado en ni más ni menos que 1.000 millones de euros-: la fotografía. Y es que Facebook ha ido mejorando y agregando aplicaciones para compartir fotos y vídeo (si no com íbamos a mostrar nuestra ‘face’), pero con la compra de Instagram, (que aún funciona como red independiente) la red de Zuckerberg puede aprovechar la popularidad indudable de la red de la ‘cámara multicolor’ para hallar más vías de ingresos publicitarios.

Flickr. La galería de imágenes ‘profesional’.

En su categoría de escaparate fotográfico de calidad, Flickr no tiene competencia. Aunque haya algún usuario que la utiliza para almacenar en su TB de espacio gratuito imágenes personales, el público de esta red está formado fundamentalmente por profesionales y/o amantes de la fotografía o incluso la ilustración y el diseño.

Picasa, otro ‘hijo adoptivo’.

En este caso de Google, que la compró en 2004 y se integra con el buscador Google, Google+, Gmail y Youtube. Llamativo es saber de dónde procede lo de Picasa: una mezcla del apellido del pintor Pablo Picasso, la frase en español de “mi casa” y “pic” de “pictures” o imágenes. ¿Curioso, verdad?

Como veis, la imagen te hace trasparente y eso es atractivo, tanto si la usas como usuario para exponer tu intimidad, tus momentos diarios o tus momentos especiales como si la usas como empresario o profesional para dar a conocer tus trabajos, tus logros,tus metas… La imagen gusta porque genera emociones. La lectura también pero, ¡qué poco nos gusta leer! (también en las redes sociales).